GUERRA DE NÚMEROS

PERSPECTIVAS PARA UN FUTURO LIBRE DE ARMAS NUCLEARES Y DESARME INTEGRAL
16 noviembre, 2017
RECONCILIACIÓN
13 diciembre, 2017

GUERRA DE NÚMEROS

En principio las manifestaciones son un exponente más de la convivencia plural y de la libertad de expresión. Salir a la calle a decir la tuya o a decírsela al vecino no tiene por qué engendrar violencia alguna, salvo las provocadas por el incontrolado de turno, el agresivo todoterreno, o el que se apunta a sacar partido del cualquier evento.

    Por fortuna, son muchas las convocatorias públicas que empiezan y acaban en paz, y cada uno se va a su casa tan satisfecho con el desahogo. Lo malo viene al día siguiente. A las veinticuatro horas el desacuerdo es total. Los de la pancarta suben las cifras de participación hasta el cielo y los disconformes, acusados o aludidos, las rebajan hasta el sótano.

    Hace tiempo que se inventó lo de manifestantes por metro cuadrado, pero, o los unos los apretujan hasta reventar o los otros los cuentan por hectáreas. Y aún así. En fin, que el civilizado espectáculo del día anterior pasa a convertirse en campo de agramante al día siguiente. Interesadas mentiras de bulto que ensombrecen el comportamiento democrático.- L.U.

X