CRISISI CLIMÁTICA: es urgente un cambio personal y social

CÍRCULO DE SILENCIO ZARAGOZA
28/03/2023
LA COP 28, EL PAPA, Y LO QUE PODEMOS HACER, HUMILDEMENTE, LOS HUMANOS
20/12/2023

CRISISI CLIMÁTICA: es urgente un cambio personal y social

Con motivo de la COP 28 y la publicación de Laudate Deum por el Papa, el grupo de ecología del Centro Pignatelli y la Delegación de ecología integral de la Archidiócesis de Zaragoza han organizado un coloquio sobre la exhortación apostólica de Francisco y el papel de la sociedad frente a este desafío de la crisis climática. Lo moderaJavier San Román, miembro de CVX coordinador del grupo de ecología, y participan Ana María Martín, religiosa canonesa del Santo Sepulcro, y José Lus Simón, catedrático de Geodinámica de la Universidad de Zaragoza. Antes de comenzar aprovechamos para hacerles unas preguntas.
¿Cuál es para vosotros la principal llamada de Laudate Deum?  
AMM: Yo veo una llamada a comprometernos. La exhortación ya no habla de cambio climático, ahora dice crisis climática. Es urgente tomar decisiones personales que nos ayuden a afrontar la crisis social y climática en la que estamos envueltos. Es un compromiso personal y en grupo.
JLS:  Yo creo que es una llamada, casi la calificaría de desesperada, a tomar medidas urgentes. A pesar de todas las cumbres climáticas se ha avanzado muy poco. Es una llamada más contundente y centrada en la cuestión del cambio climático frente a Laudato Si que era un poco más generalista, precisamente constatando lo poco que estamos avanzando.
El Papa dice que el poder tecnológico y económico, por sí solo es insuficiente. ¿Cuál debería ser el papel de la tecnología y la economía para afrontar esta crisis? 
AMM:Bueno, la economía y la tecnología son positivas si se usan bienTenemos por ejemplo los avances en sanidad o a nivel de educación Pero hay que poner una ética del cuidado también en todo esto. Hay que poner la tecnología y la economía al servicio del cuidado y la atención hacia los demás.  
JLS:Debería adoptar un papel, supeditado alsocial y lo personal. O sea, los cambios de hábitos de consumo, los cambios de cultura, de mentalidad, tienen que ir por delante. Estamos acostumbrados, y así lo dice el Papa tanto en Laudato Si como en Laudate Deuma un crecimiento tecnológico demasiado rápido que se nos ha ido de las manos. Abrazamos el paradigma tecnológico porque es lo que nos resulta más cómodo y aplaza otras decisiones más drásticas. O conseguimos sujetar ese crecimiento y ese desarrollo tecnológico a las verdaderas necesidades de la humanidad, supeditándolo a las decisiones políticas y a las corrientes sociales, o no haremos nada porque siempre iremos por detrás. Por supuesto que tiene que haber tecnología que nos va a seguir sacando de muchos problemas, pero siempre al servicio de las decisiones políticas y sociales.
Francisco anima a reconfigurar el multilateralismoDice que la sociedad civil puede crear dinámicas más eficientes que los organismos multilaterales como Naciones Unidas. ¿Cómo debe articularse el papel de los Estados con el de la sociedad civil? 
AMM: La sociedad civil, las agrupaciones y asociaciones que están interesadas por este tema crean una base, una conciencia. Pueden dar información a toda la población. Habría que estar abiertos a esa información y a quienes están profundizando en estos temas que nos pueden ayudar también a ir cambiando personalmente, a ir uniéndonos y tomando opciones, que al final esas opciones, si las tomamos muchos, cambian los criterios políticos y por lo tanto los criterios internacionales.
JLS: Tengo la convicción de que el papel de la sociedad civil va a ser decisivo. Hay muchísimos sectores de la sociedad desencantados con los efectos de estas grandes cumbres. Y sin embargo hay experiencias positivas a nivel local, como las corrientes de solidaridad o los movimientos críticos contra el consumismo y el despilfarro. Se está construyendo otra manera de pensar y de hacer las cosas que tiene que ser la que cambie el mundo. ¿Cuál es el problema? A mi modo de ver, que eso conecta difícilmente con las grandes esferas de poder. O sea, son iniciativas locales que van tejiendo redes desde abajo, que van cuajando, pero este proceso es muy lento. Conectar estas iniciativas con las esferas de poder, es un proceso difícil. Y desde abajo, que es la única manera, costará tiempo pero confío en que a la larga se note el avance.
¿Qué esperáis de la COP28 de Dubai? 
AMM: A ver, yo creo que estamos más mentalizados después de toda la pandemia y todas las informaciones que están llegando. En estas cumbres, como dice el Papa en Laudate Deum, hay avances y fracasos. Vamos a esperar que ésta sea un avance y que los pasos que se dieron en París se concreten en Dubai. 
JLS: (Se pone serio) Ya me perdonarás que sea tan rotundo y que conteste tan brevemente: no espero nada.
Y después de la COP28, ¿cómo deberemos seguir avanzando para afrontar la crisis climática?
AMM: Primero informándonos, ¿no? Y también ir presionando como sociedady también como Iglesia, en que se vayacumpliendo los compromisos. Siendo conscientes que el mundo se contempla desde dentro, que somos parte de la naturaleza, que todo está unido. Eso sería lo principal: vivir conscientemente, informarnos y las personas y organizaciones transmitir y difundir esa información.
JLS:Debemos recapacitar de una vez y cambiar el rumbo. No confiar simplemente en desarrollos tecnológicos, como la captura de carbono o las renovables, que tienen que tener su contribución, pero no van a poder resolver el problema. Debemos cambiar de paradigma social. Y eso tiene un nombre: decrecimiento. Podemos definirlo de distintas maneras y la sociedad puede que sea reticente, pero hace falta pedagogía y valentía por parte de los gobernantes para abordar una senda que sea consecuentecon una idea que todos admitimosque el mundo tiene unos recursos finitos. Entonces, si solo hablamos de desarrollos tecnológicoscomo la eólica o la solar, que necesitan tecnología y materiales escasos, y no pensamos en que hay que vivir de otra manera, un poco más austera (y en esto la Iglesia puede hacer un gran aporte), con menos cosas, no para ser menos felices, para ser igual o más felices, pero con un consumo menor de recursos, si no cambiamos el rumbo hacia eso, me temo que no van a servir para nada las cumbres climáticas.
Muchísimas gracias a los dos, José Luis y Ana.
Entrevista Gerardo Molpeceres / CVX en Zaragoza

Blog publicado el 05/12/2023

X