NAVIDAD 2020

NAVIDAD 2020


“El primer puncto es ver las personas, es a saber, ver a nuestra Señora

y a Joseph y a la ancila y al niño Jesú después de ser nascido,

haciéndome yo un pobrecito y esclavito indigno,

mirándolos, contemplándolos y sirviéndolos en sus neccessidades,

como si presente me hallase, con todo acatamiento y reverencia possible;

y después reflectir en mí mismo para sacar algún provecho.”

[San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales #114]


El primer punto de la contemplación del Nacimiento de Jesús de los ejercicios espirituales, en el que Ignacio de Loyola nos invita a “mirar, contemplar y servir” ha estado presente en mi vida de oración de un modo especial durante este tiempo de confinamiento, limitaciones y distancia social que nos está tocando vivir. Tanto el actual contexto social como el relato del nacimiento de Jesús nos invitan a tomar conciencia del modo que tiene Dios de hacerse presente en nuestra fragilidad, vulnerabilidad y debilidad. Y a la vez, una invitación a esa contemplación activa de las necesidades humanas para ayudar en lo posible.

Desde el Centro Pignatelli hemos intentado “hacernos presentes” en medio de las necesidades y dificultades que nos toca vivir, y ayudar, desde lo que habitualmente hacemos, a mantener y transmitir esperanza. No ha sido fácil tener el Centro abierto, con la atención pastoral y la oferta formativa limitada, pero es nuestro modo de cultivar esa cultura del cuidado que en este momento necesitamos de un modo especial.

Se han quedado para un mejor momento la celebración de nuestro 50 aniversario, que cumplimos el pasado septiembre, o la inauguración de las nuevas instalaciones que hemos tenido que adaptar a las nuevas circunstancias de distanciamiento social y limitación de aforo.

Sin embargo, esto no ha impedido que sigamos con nuestro proyecto de renovación, que no solamente se concretaba en lo arquitectónico, sino también en una planificación estratégica que nos ayude a precisar nuestro modo de responder a las necesidades de nuestra sociedad.

Agradecemos sinceramente vuestras muestras de apoyo y confianza durante estos meses, nos han ayudado a mantener la ilusión en este proyecto y no desanimarnos con cada dificultad que iba surgiendo. Y nuestro deseo es seguir “haciéndonos presentes” en medio de las necesidades para aportar un poco de esperanza y fortaleza para hacer frente a esta crisis durante los próximos meses. Contamos con vuestro apoyo.

Mi deseo es que en esta Navidad podamos llevar a cabo la invitación que nos hace Ignacio de mirar, contemplar y servir, para que realmente sean unas felices navidades.

¡Feliz Navidad!

Vicente Marcuello sj

Director Centro Pignatelli
X